novia feliz en boda al aire libre

Nuestro primer contacto fue por enero del 2020, visitaron el taller y me contaron la ilusión que tenía la novia por algo concreto. Arancha tenía claro que quería algo diferente y especial... no era ni más ni menos que un jardín vertical con rosas donde darse el sí quiero y más tarde usarlo como photocall.

La boda parecía estar encaminado para el 10 de octubre de 2020, y bueno….como os imagináis fue imposible debido a las restricciones. Fue un gran disgusto para ellos, como para tantos otros novios y que se vieron obligados a posponer no sólo la fecha de su boda, sino también a posponer las ilusiones, las ganas, la alegría por ese gran día. Los meses pasaron y por fin llegó el gran día 4 de septiembre de 2021, su fecha!! 

Esta boda fue un auténtico regalo profesional para mi. Disfruté de cada detalle, de cada momento, de cada flor que iba poniendo hasta dejarlo tal y como quería, tal y como quería la novia

Con Arancha e Imanol hablé en tantas ocasiones que fue imposible no tomarles cariño, no empatizar con ellos y no hacer de su boda como si de la mía propia se tratase. Novios especiales que solo ponen facilidades, que a pesar de todas las piedras del camino, siempre se mantuvieron cercanos, cariñosos y muy atentos, con una fe ciega en mi y mi trabajo. Una pareja con la que conecté desde el minuto uno y eso para mi es MAGIA

¡Gracias por tanto, parejaza!

Además, os quiero añadir la opinión que dejaron en bodas.net

captura opinión bodasnet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú